SUYAI OTAÑO | Desdoblarse


Suyai Otaño es fotógrafa, performer y alma mater de la residencia de artistas MANTA, en San Martín de los Andes. Está radicada allí desde hace ocho años, cuando decidió hacer pie en el sur después de vivir en Córdoba y Buenos Aires. Sus fotos acompañan los posteos de nuestro programa en el mes de junio. Hace poco editó un libro junto a su hermana gemela Malen Otaño que se llama Twin Otter T-87 (Ediciones Documenta) donde documentan la experiencia de ir a buscar los restos de su abuelo fallecido en un accidente de avión en medio de una tormenta en el Cerro Paleta en 1977. El dato -no menor- es que su abuelo era el Gobernador de Facto de Santa Cruz. En esta charla hablamos de fotografía, artivismo, gestionar desde la Patagonia y el arte que indaga la historia familiar (y argentina). ¡Se cuela también su reciente maternidad! Abajo la pueden escuchar y de paso leer algunos textuales.


MANTA. “Yo soy de Neuquén capital, pero estuve viviendo en Córdoba y Buenos Aires donde empecé a hacer mis estudios en fotografía y en performance. Después de terminar mis estudios decidí venirme a San Martín, que me era familiar porque varixs de mis tixs y primxs viven por aquí y siempre con mi familia veníamos a pasar vacaciones de verano o invierno. Me sentía como en casa. Ni bien me vine a vivir acá comencé con las residencias. MANTA se creó un poco por el deseo de seguir intercambiando y tener esta intensidad de intercambios que pueden acontecer en una ciudad como Buenos Aires, donde hay todo el tiempo artistas y gente con la que te cruzás y vas aprendiendo. Yo venía muy cebada con esa energía y tenía deseos de que eso continuase, aunque viviera en el sur. También tenía un poco el preconcepto de que acá en San Martín no iba a haber tantos artistas y eso se fue diluyendo porque es un lugar que tiene una escena muy fuerte en relación al arte, al teatro, a las escénicas o a la música. Entonces eso fue re lindo encontrarme con que hay un montón de gente para vincularse que hoy son mis amigues y con los que también voy construyendo MANTA. Es un proyecto que empecé sola y es muy personal, pero al mismo tiempo hay un colectivo de artistas que acompañan para seguir creciendo”.


Desdoblarse. Las fotos de Suyai acompañan los posteos de nuestro programa en el mes de junio. Es una seria en blanco y negro realizada con cámara analógica. Se puede apreciar mucha nieve, árboles caídos y réplicas de distintas partes de su cuerpo, por ejemplo manos sin dedos o dedos sueltos tirados sobre la nieve. También aparece ella posando con una máscara o sosteniendo el molde de su propia cara. O reflejando su mano en un espejo enclavado en la nieve. Todos modos de interrogar la otredad o lo doble, que es una pregunta que la atraviesa dado su condición de hermana gemela. “Yo tengo una fascinación desde muy chica por los lugares abandonados, entonces empecé a buscar esos lugares y a hacer las fotos ahí. Hay muchas imágenes con espejos porque tengo una hermana gemela, entonces siempre me interesó esto de lo doble o la réplica. Empecé a jugar con lo no binarie, con cuerpos que no se entiende de qué género son. Hay algo del desdoblarse, encarar diferentes personajes. Algo que me gustó mucho de esa serie es crear los imaginarios posibles, jugar a ser otra cosa que no soy, pero que igualmente a veces aparece. Cuando veo las fotos aparecen cosas que me asombran. Una piensa que está jugando a ser otra cosa y en ese juego hay mucha verdad, aparece algo mucho más verdadero”.


Cuando le preguntamos cómo pensó esta serie en particular, no recuerda muy bien y hace hincapié la dimensión desconocida del oficio: “A veces los procesos creativos no están en la lógica del sentido. Me cuesta explicarlas porque a veces no entiendo muy bien por qué hago algunas fotos o imágenes. La lectura después de algunos años suele ser más acertadas que la lectura del momento en que las hacía. Empecé a tener fascinación por las máscaras y empecé a hacer réplicas de mi cara”.


Proyecto Twin Otter T-87. “El proyecto Twin Otter empezó en 2015 o 2016. En realidad empezó mucho antes cuando subimos al placard de la habitación de mi mamá y encontramos los recortes del accidente. Obviamente, en mi casa no se escondía esto de que mis abuelos habían fallecido en el accidente de avión, pero no se decía nada más, era el único dato. Ni siquiera sabíamos que había sido en El Bolsón, que queda acá nomás de San Martín. Desde ahí siempre nos dio curiosidad investigar todo lo que estaba alrededor de ese accidente y de la figura de mi abuelo, que era gobernador de facto de una de las épocas más siniestras de Argentina. ¿Cómo era esa figura? ¿Cómo había sido el accidente? ¿Dónde? ¿Por qué tanto tiempo se había mantenido en secreto o con tan pocas palabras? Todas cuestiones alrededor de lo familiar. En 2016 empezamos a investigar en el Archivo Nacional del Congreso y en la Biblioteca Nacional. Los diarios a los que uno tiene acceso ahí son Clarín, La Nación, entre comillas la historia oficial. Había una historia oculta que no aparecía en los diarios”.


El resto de la historia la escuchan en el audio de la entrevista.