PALO PANDOLFO | Uh! La soledad


Fotografía: Alejandro Pi-hué | Los Visitantes en el Teatro Verdi - 1999


Por M.D


Patada sucia de la muerte: no tendremos más un concierto de Palo por delante. Esa sola idea devasta. Devasta saber que no vamos a vivir más ese momento donde un hombre pierde la forma humana y se hace uno con la música. Palo, títere en la luz. ¿De quién? ¿De la poesía?, ¿de la música?, ¿de la multiplicidad de voces que se le agolpaban en cada trance interminable? No habrá más Palo bonito, Palo eh, a quien íbamos a ver y escuchar para constatar que en este mundo aún quedaban tipos que estaban vivos. Una experiencia sin igual, siempre, escucharlo irse por las líneas de fuga que se le abrían en cada canción en la que se zambullía. ¿Será que para Palo cantar era poner a prueba cuánto más tiene para dar una canción cuando se la trae al vivo? Íba(mos) a buscar eso y eso ya no más. Es inexplicable que el mundo, la ciudad, nuestras vidas, todo siga girando y Palo ya no esté. Hay amigxs que dicen que con su partida se terminó una era. Será cuestión de tiempo dimensionar la magnitud de la pérdida. Uh! La soledad. Por lo pronto, no me cayó la ficha aún de que un concierto de Palo no formará más parte de nuestros planes. Y entonces, ¿a dónde voy a ir para recobrar la fe en el rock cuando piense que está agonizando?


Fotografía: Alejandro Pi-hué | Los Visitantes en el Teatro Verdi - 1999


A continuación, nuestro recuerdo vivo de Palo. Se trata de una entrevista que le hicimos junto a Oscar Cuervo, Santiago Segura y Martín Farina en febrero de 2015 en el estudio de atrás de FM La Tribu. El programa se llamaba Antojo. En un flujo constante habló de él como un médium, la política, lo inglés, Calfulcurá, la melodía, Ignacio Montoya Carlotto y Estela, el yoga, el kirchnerismo, el arte, los mandatos, etc. Todo eso y más para escuchar.