Montarosa | Fuega camina conmigo

"La cabeza está puesta en qué queremos decir y cómo decirlo de la mejor manera posible”, nos dijo la artista nacida en Tandil que acaba de editar su primer disco de estudio. Lo escuchamos, lo escribimos y conversamos con ella sobre todas las aristas que ofrecen las siete canciones producidas bajo la premisa de “hacer un trabajo creativo conjunto”. Nota + PODCAST.


¿De qué manera preparar el terreno para lograr una escucha atenta por parte de otre? En tiempos de irnos por las ventanas y por los links que se van abriendo a cada paso que damos en la virtualidad, esa pregunta le rondó a Montarosa como una necesidad profunda de volver a conectar. Al pensarlo no contaba con que la pandemia mundial podría ayudar a que más gente disponga del tiempo y la predisposición para escucharla, aunque eso -sabemos – siempre es relativo.


Montarosa dió a conocer su ópera prima Fuega camina conmigo a través de un correo enviado a su lista de conocides. A los archivos con la gacetilla y el link de escucha, le agregó en el cuerpo del mail unas líneas cortadas a la manera de un poema en que se podía leer:


las canciones que me habitan

son para vos

si estás ahí

leyendo esto

háblame.

Primer dato sorpresivo: una compositora que lejos de decir yo hice un disco y al que le gusta, le gusta; está buscando una devolución, un feedback a partir de lo que hace, como una forma de “arremangar temores y cruzar la incógnita”.


Montarosa es el nombre artístico de Marianela Perez Salerno y es un neologismo. Resuenan dentro de esa carcasa el monte, lo montaraz, lo rosa. “Quería decir algo sobre una mujer con mucha fuerza”, dice quien oficia como titiritera del proyecto. “Se me venía una mujer de mucha monta y una mujer de mucha monta es montarosa. Me sentí identificada con esa fuerza de la palabra para tomarla y salir a cantar, no sólo para decir que yo soy una mujer montarosa. Tomo esta fuerza de mujer, que es la fuerza que me habita, y [con ella] salgo a decir. Y salgo del monte, que esa sería otra acepción”.


No hace falta decir que es hija de estos tiempos de lucha y reivindicaciones. El título del disco lo deja en claro y la tapa es elocuente: en medio de un pastizal seco y apoyada contra una botella se ve la foto de una mujer que lleva un tronco entre sus brazos. Está recortada de tal forma que no se le ven ni las piernas ni la cabeza. Eso acarrea lecturas que pueden ir del guiño a la película de Lucrecia Martel La mujer sin cabeza a este presente de femicidas y femicidios que, lejos de terminar, se incrementan día a día. La combinación del fuego y la paja seca también es sugerente: si quien camina lleva la fuega consigo, arde por dentro pero también prende todo a su alrededor a medida que avanza. Eso incluye el pastizal y lo que se entrometa en el camino.


¿El tronco que trae en sus manos es una ofrenda para sumar al fogón del rock argentino? Si uno le pidiera cantar las canciones despojadas del trabajo de producción encontraría una fuerza de origen que se expresa por encima de todo. “A veces pienso que estamos cantando para decir algo. Eso está siempre presente. Es superador incluso a los instrumentos que usemos. La cabeza está puesta en qué queremos decir y cómo decirlo de la mejor manera posible”, dice. La vocación de trabajo colectivo se reafirma cuando dice: “Algo que me preocupa mucho es la desconexión que tenemos como seres humanos y tanto desde el productor [Benito Malacalza] como desde los músiques que participaron hubo una intención de poder presentar otra cosa, una oportunidad de encuentro, de dialogo, de compartir pensamiento y compartir belleza. Es simple, pero está olvidado”.



Del paseo por las siete canciones nos detenemos en tres (para el resto escuchen la nota completa): Sos la mujer relata en primera persona la situación de flechazo a primera vista. Los delicados arreglos de guitarra más el pasaje de cuelgue instrumental al final la llevan de una declaración gritada a los cuatro vientos a un reposo cuasi blusero. En la frase “Me fuegas en mi agua con tu voz” aparece la poetisa que torsiona el sustantivo fuego para volverlo verbo: me fuegas. “Yo además de cantar soy poeta y eso se me nota”, reconoce.


La difunta de Perón es una pieza pegadiza con destino de hit (aunque tal cosa ya pertenece a otro tiempo, todavía tenemos el oído alerta tratando de intuir qué canciones podrían dar un salto y trascender al gusto popular). Está en la tradición y el estilo de Rosario Bléfari. “Es mi cantante de referencia -dice Montarosa. Yo soy una hija del indie argentino. Me gusta el rock en todas sus formas, pero lo que más recibí fue el indie argentino. Yo soy de la provincia, de Tandil, y ahí el indie no se escuchaba, pero tuve la suerte de que se me acercara y fui escuchando El Mató a un Policía Motorizado, Rosario, Suárez, Viva Elástico... Pero por otro lado vengo mucho del folclore, lo primero que aprendí en la guitarra fue a tocar folclore y mamé mucho la peña folclórica, por lo cual son dos cosas que se cruzan bastante. De todas maneras, acá en el disco no aparece, pero si nos vas a ver en vivo hay dos canciones que son punkies y las dejamos aparecer, porque lo importante es lo que haya para decir y la música acompaña eso. No pongo mucha traba a la hora de componer, me parece que está bueno que aparezca lo que tenga que aparecer”, insiste.


Si de folclore hablamos, ahí está el aire de zamba que trae La flor del suelo. Pero una de las más destacadas es Novia del conurbano, en la que participa apropiándosela su maestra y referente Paula Maffía. Se parece a un manifiesto antirromántico. Asistimos a un recorrido en el que todo es parte A y no tiene estribillo. Empieza como un vals eléctrico apurado y termina con aires de corrido mexicano con grito incluido. Una canción de odio no desprovista de fino humor. “Que te llenen la casa de flores / un mediodía de jueves y tengas que ir pisando con espanto los tallos húmedos”, se la escucha cantar. O “Que en la puerta tres mariachis te metan la traba con sus guitarras / para que te quedes a escucharlos”.


Gratísima sorpresa musical nos deparó marzo del 2020. Un disco que pisa en el terreno del indie y busca la poesía. Escuchan la charla completa que salió al aire en FM La Tribu acá:



  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco

© 2023 by Bump & Beyond. Proudly created with Wix.com