Mariana Moyano - Trolls

Mariana Moyano editó Trolls S.A. La industria del odio en internet. Se trata de una investigación que intenta analizar y entender lo que las redes hacen con nosotros. ¿Por qué quienes mejor lo entendieron son los Bolsonaro, los Trump y los Macri? De la promesa de libertad a ser un modo más de control social.


“Las redes sociales no son usadas. Las redes usan”. Esa línea del nuevo libro de la comunicadora y periodista Mariana Moyano es clave para entender el funcionamiento de un (no) lugar donde también se juega la disputa de sentido y por lo tanto el destino político de los países y de nuestras vidas. ¿Qué significa que las redes usan? “Yo siento que formamos parte del experimento social más enorme que se ha hecho con la humanidad”, nos dijo en su visita al piso de FM La Tribu. ¿Por qué? “Porque cuando se trataba de medios de comunicación más tradicionales lo que tenías era un emisor que había que comprenderlo, decodificarlo, y ver qué tipo de espectador iba a ser uno (…) Ahora hay un territorio nuevo de disputa en el que nosotros emitimos. ¿Qué emitimos?, ¿bajo qué reglas? Eso es lo que me parece que no conocemos. Nosotros pensamos que estamos emitiendo como si fuésemos solamente emisores, sin darnos cuenta de que detrás nuestro hay algo más emitiendo que es la lógica propia de las redes”.


La pregunta fundamental que hace Moyano es: “¿Quién impone las reglas: el que emite o el que inventa el espacio para comunicar?”. Vamos a un ejemplo. “Si yo en una red social participo de un linchamiento digital, pero jamás lo haría en la esquina de casa (es más, seguramente intervendría para que eso se termine), ¿por qué en el escenario de la realidad real me parece mal y en la realidad virtual yo lo avalo?”.


“Yo siento que formamos parte del experimento social más enorme que se ha hecho con la humanidad”

¿No es une el que decide, sino que hay una matriz que encorseta nuestros comportamientos? ¿Hay empresas que se benefician con nuestra indignación? ¿Los partidos políticos (de derecha) en alianza con los conglomerados de medios se han vuelto profesionales en la generación de climas en base a repeticiones de mentiras? Pensarlo de esa manera parece algo apocalíptico, como si entráramos en un callejón sin salida. No es tan así. Pero para saber cómo intervenir hay que conocer cómo funciona y el protagonismo que han tomado en nuestro día a día. Mariana lo explica así: “¿No será acaso que lo que pasa es que estamos participando de un territorio de lógicas absolutamente propias y una cree que las maneja?”.



Esas lógicas que Moyano analiza en el libro van de los estímulos que despierta en nuestros cerebros estar tantas horas frente a la pantalla a la dificultad de regular ese espacio de forma definitiva. “Nosotros seguimos discutiendo como si fuera 2014 o 2015- analiza. Mi sensación es que el mundo en los últimos años cambió por completo. No tiene nada que ver. Los poderosos de la comunicación de 2015 hoy son chichipíos al lado de Mark Zuckerberg. Lo que hizo el tipo, a mí me da pánico y al mismo tiempo me fascina. Domina la comunicación del 70 por ciento de la humanidad: Facebook, Instagram, WhatsApp y la lógica, que es lo más importante. Y la plata. Y las reglas del juego. Entre el 44 y el 68 por ciento del planeta da su primer click informativo a través de una red social (…) Por otro lado, es el tipo que domina el modo de comunicación, desde Trump hasta mi mamá. En tercer lugar, la monetización y la monetarización de eso. Y por otro lado, los ex poderosos de la comunicación -empezando por Rupert Murdock- no saben qué hacer con Zuckerberg y arman reglas, piden regulaciones y Zuckerberg le encuentra la vuelta. Y como si fuera poco se queda con el 70 por ciento de la publicidad mundial”.


La charla completa para escuchar abajo.




Campaña. Hay todo un capítulo de Trolls S.A. dedicado a pensar cómo se utilizan las redes en campaña y por qué el macrismo ha sido más eficaz en su uso que el kirchnerismo (aunque lo podríamos ampliar a todo el campo popular). La cuestión pasa porque de este lado de la grieta habemos quienes pensamos que tenemos las herramientas argumentativas para desarmar y neutralizar ese discurso ajustado a lo que dura un tweet. Puede que sea verdad, pero lo cierto es que horas de argumentación no matan miles de repeticiones de fakes. ¿Entonces? Entonces hay que pensar ese territorio virtual como uno más de la pelea política. Puede uno retirarse o hacer de cuenta que no existe, pero ya nada se logra. No, al menos, si se quiere intervenir en la vida pública para cambiar el rumbo político.

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco

© 2023 by Bump & Beyond. Proudly created with Wix.com