Hacia una plataforma de streaming inclusiva

Desde Músicxs Argentinxs en Red (MAR) están gestando la plataforma musica.ar. Para decirlo de una forma rápida y bien inexacta viene a ser un Spotify que incluya a todxs y sin fines de lucro. El objetivo es difundir y comercializar música argentina, hacer visibles diferentes estéticas, trabajar en la recuperación de patrimonio musical argentino y dar a lxs musicxs una remuneración justa por la comercialización de su trabajo. Están en plena etapa de construcción, sumando voluntades. Hay interés por parte del Ministerio de Cultura de la Nación. En esta charla con Nicolás Gort abordamos las distintas aristas que hay que tener en cuenta a la hora de pensar un proyecto de semejante envergadura.



La necesidad de una plataforma de streaming inclusiva y con una pata estatal que ayude a salir del gusto preformateado por los algoritmos del mercado es de extrema urgencia y se hizo mucho más evidente en 2020 cuando los números de clicks de plataformas de este tipo subieron considerablemente dado que se paralizó la actividad en vivo, casi única fuente de ingreso de lxs músicxs en general y de lxs independientes en particular. ¿Significó eso una ganancia para todxs? No. “Se apagó el vivo y se complicó vender un disco físico”, dice el músico y comunicador Nico Gort, integrante de MAR. “Y toda la posibilidad partía desde el streaming, de la capacidad que tengas de hacer circular tu música en el medio digital. Eso encendió una alarma desde lo gremial y puso de relieve dónde está parado el arte dentro de ese soporte técnico que está desarrollado en función del mercado. A nosotros nos puso a trabajar en dos cuestiones muy concretas: el andamiaje legal de desarrollo laboral y gremial de lxs músicxs (con su música, grabaciones y comercialización) y, por otro lado, en el acervo cultural invisibilizado de la Argentina. Hay muchas cosas que fueron quedando en el olvido y lo digital lo hace desaparecer aún más”.


Empezaron a trabajar en grupos y comisiones por temáticas para descular cómo sería esa plataforma de streaming. ¿Cómo hacer visible cada propuesta estética en un mar donde todo está confundido? ¿Es posible diseñar un espacio verdaderamente diverso que además dé crédito a cada unx de quienes trabajaron en la cadena de producción de lo que termina saliendo por el parlante? ¿Se puede pensar en una fórmula que dé una remuneración justa en función de las escuchas que tenga cada artista? ¿No será tiempo también de reflexionar sobre nuestros hábitos como escuchas de música? Para empezar son preguntas que si no las hacen lxs músicxs involucrados no las va a hacer ninguna empresa por nosotrxs.



En los pocos meses que llevan trabajando ya acercaron la propuesta al Ministro de Cultura Tristán Bauer para involucrar en esto a la fundamental pata del Estado. “Siempre se pensó que el Estado tiene que estar detrás de esto. En ningún momento se lo pensó desde el emprendedurismo, o sea juntarnos nosotros y hacer un plataforma que sea buena. No, tiene que ser una política cultural”, remarca Nicolás.


Eso no quiere decir que estén pensando en un financiamiento cien por ciento estatal. “Es una discusión que se planteó: ¿es un modelo de negocios o un modelo de financiamiento y distribución? Es un modelo de financiamiento y desarrollo con participación privada. No es un modelo de negocio porque no hay fin de lucro. Nuestra idea es que la plataforma sea una coordinadora de acciones entre cobros y pagos, pero que esa plata no genere dividendos, no se la lleva a la casa el Estado, sino que es de lxs trabajadorxs, de lxs artistxs y del patrimonio público pagante”.


Están a días de generar un documento que será dado a conocer a toda la comunidad de músicxs, intentando también interpelar a quienes escuchan música. “La idea está pensada, está escrita y ahora hay que trabajar para que funciones. Tiene que prender, que un artistx independiente diga: ‘Yo no vendo más discos, pero pongo mi música ahí y mientras se escuche voy a saber cuánto y cómo cobrar, qué deviene de esa comercialización’. La idea es hacerlo con la mayor transparencia que exista, porque está pensada por lxs músicxs para lxs músicxs”.


Mientras tanto aquí dejamos la charla para escuchar y empaparse.







  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco