Experiencia Acordeón


Jimi Hendrix, en 1967, se preguntaba: "¿Are you experienced?" ("¿Tuviste la experiencia?"). En tiempos de redes sociales y virtualidad explícita, hay una artista que estuvo pensando cómo hacer para reeditar algo del momento primigenio en que dos personas establecen contacto por primera vez. Ese artista es César Lerner, un músico y compositor de larga trayectoria en la arena de los sonidos que sigue preguntándose dónde está la libertad. Junto a Claudia Chueke (psicóloga y artista de la expresión) idearon Acordeón, una obra que invita a transitar una experiencia movilizadora. ¿Un breve resumen? Dos sillas enfrentadas en una sala en el CCK. En una está sentado César con su acordeón, la otra se encuentra vacía a la espera de que alguien del público la ocupe y en ese mismo momento deje de ser un mero espectador para convertirse en performer. Ese contacto disparará (o no) una música. Pero hay que aclarar: ni partitura para el músico, ni fuente de inspiración. El espectador será parte indispensable de la experiencia Acordeón.


"Esta experiencia es un ritual porque es simple. Es una obra que involucra lo relacional", explicó el músico en su visita a Patologías Culturales. "Hay música, pero lo que da luz a esa música es un encuentro, muchos encuentros. La gente que ingresa a la sala se encuentra conmigo. La obra ya comenzó en la espera. Son hilitos de acordeón que van enhebrando miradas y encuentros".


Hay un antecedente inspirador: The artist is present de Marina Abramovic. Se trata de una performance que la artista servia llevó adelante a lo largo de tres meses en el MOMA durante 2010 y que se puede apreciar en toda su dimensión ACÁ. Pero la intención de Lerner y Chueke fue ir más allá: "Hace mucho tiempo que vengo buscando otro contexto para llegar con mi música. Dí vueltas y llegué a una idea: un chelista con 10 partituras mías y una persona sentada enfrente. Y que el chelista, inspirado en ese encuentro, elija una de las diez partituras". Ese fue el primer disparador. Inmediatamente salió corriendo a preguntarle a Claudia Chueke qué le parecía. "A mí me parece que el que tiene que estar sentado en la silla sos vos y no tiene que haber partitura", le respondió. "Y tiene que ser con el acordeón, que es tu instrumento legendario de la infancia, de encuentros familiares, con tu madre". En resumen, lo que le dijo fue: "Atravesá vos la experiencia".

"Esta experiencia busca la libertad", reflexiona Lerner que realizó la obra hace unos meses en el CCK. "Y la libertad no está dada por '¡Qué gran música!', sino por dejar de ser rehén de esos condicionamiento que tenemos los artistas como querer gustar, querer provocar o querer ser exitoso".


"La obra no son las piezas de acordeón. El otro es la obra tanto como yo. Si estoy empeñado en esta forma es para mostrar al otro que es parte de la obra, y que todos los demás son testigos presenciales y son parte"

Nada de lo que podamos escribir se va a parecer al resonar de la experiencia Acordeón en nuestros cuerpos. Lo más próximo sucedió al aire en medio de nuestra conversación. Cesar nos regaló la posibilidad de recrearla (¿estará bien dicho?) en nuestro estudio de radio, que es un contexto diferente al del CCK pero donde no faltó la predisposición que se necesita. Lo escuchan completo abajo. No dejen de hacerlo. 




  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco

© 2023 by Bump & Beyond. Proudly created with Wix.com